MAS DE TRES MILLONES DE PERSONAS EN TODO EL PAIS NO PUEDEN VER EL FÚTBOL PESE A ESTAR ABONADAS A LA TV POR CABLE

Buenos Aires, marzo de 2003 (ANC-Utpba).- Sin tener en cuenta la profunda crisis económica que atraviesa la Argentina, algunos beneficiarios del matrimonio entre televisión y deportes mantienen el concepto del negocio como única prioridad, aún cuando la llegada de los espectáculos pierdan masividad y dejen de lado, como está sucediendo a unos 3,2 millones de potenciales televidentes que tienen acceso a un operador de cable, pero no a las señales de TyC Sport y TyC Max.

Si bien desde hace varios años un importante sector de la población del país perdió el derecho a poder disfrutar de algún deporte por televisión, situación causada por las limitaciones económicas que le impidió contratar las emisiones de los codificados o, directamente, anular la suscripción al cable, ahora esta realidad se multiplicó entre los que aún conservan algún poder adquisitivo.

La lucha empresaria desatada entre las compañías comercializadoras de las señales deportivas TyC Max y TyC Sport y unos 250 operadores de cables del interior del país, se profundizó a partir del inicio del Torneo Clausura de Primera División, debido a que unos 800 mil abonados de esos servicios quedaron imposibilitados de ver los cinco partidos que en cada fecha se televisan en directo.

A esta situación se podrán sumar, involuntariamente, más de 380.000 personas, cifra promedio de los receptores a partir de 96 mil abonados al cable, ya que otros 80 operadores analizan suprimir las señales de TyC Sport y TyC Max por los altos costos.

En este fuego cruzado, la Cámara de Cables Independientes (CCI) enfatizó que Tele Red Imagen (Trisa) y Televisión Satelital Codificada (TSC) venden los paquetes de las señales TyC Sport y TyC Max "a precios inaccesibles", y que en el caso del fútbol, para algunos operadores representa hasta un 48 por ciento del total de sus costos, según un informe de la periodista Soledad Aguado, publicado en el diario porteño La Nación.

Quienes además del fútbol se quedaron sin otros deportes como el básquetbol, el automovilismo, el boxeo y el voleibol, acusan a Trisa y SSC de aplicar una política que favorece a los principales operadores CableVisión y Multicanal, con los que tienen vinculación accionaria, según se desprende de una solicitada publicada por la CCI, en la que también reclaman la intervención de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) para solucionar el problema.

Muchos propietarios de pequeños cables ven detrás de "esas cifras desmedidas que piden los dueños de las señales", una maniobra para que sus abonados, ante la ausencia de esos dos canales deportivos, emigren hacia CableVisión o Multicanal.

TSC y Trisa son empresas controladas en partes iguales por Torneos y Competencias (TyC), que mantiene el monopolio de los derechos del fútbol hasta el 2010, y el Grupo Clarín.

El paquete accionario de TyC está controlado por la estadounidense Liberty Media y el fondo texano Hicks, Must, Tate & Furst, los que a su vez son propietarios de CableVisión, en tanto que Multicanal pertenece al Grupo Clarín, según un informe del periodista Emanuel Respighi, publicado por el diario porteño Página 12.

Por su parte, TSC y Trisa rechazaron la acusación de que exista "distinción, desigualdad o discriminación" en su política comercial, al tiempo que reconec que sus productos son ofrecidos por el valor de plaza y no por la cantidad de abonados de cada cable, y que el aumento de los valores se debe a que después de la pesificación subieron los precios de los derechos.

Por ANC-Utpba

Encuentre mas noticias en la página web de la Agencia ANC-Utpba. www.utpba.com.ar

>>>
Copyright 2002 Medios Independientes - Argentina / Diseño: Tu Sitio Web